Soy diminuto

Soy un pequeño ser. Uno  que camina entre los pies de los demás. Soy como ellos, pero diminuto. Cuando camino, mis pasos no resuenan como los de ellos.

Cuando estornudo, nadie lo nota porque el sonido es mínimo. He vivido entre ellos mucho tiempo, me transporto en sus zapatos, cuando ellos van a trabajar y aceleran el paso. Me gustan los zapatos boleados y los huaraches de cuero, el olor es exquisito.

Por las mañanas, me gusta ver el amanecer y sentarme junto a ellos. Me refiero a los pocos que les gusta también observar amaneceres. Hay otras cosas que disfruto, por ejemplo escuchar sus pláticas cuando son varios juntos y ríen. También escuchar música de aquellos que tocan algún instrumento. Me pregunto si podría existir un instrumento para mí, uno que yo pueda tocar.

A veces, cuando los veo y escucho discutir, pienso que si pudieran escucharme, les hablaría con voz fuerte y clara diciendo lo que deberían hacer con sus manos, sus ojos, oídos y todo lo que tienen para disfrutar. Les diría que el tiempo vuela no vuelve. He visto a tantos lamentando el tiempo perdido.

Pero yo, soy diminuto y sólo puedo observarlos.

Publicado en Cuento Etiquetado con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*