Caer

No debe usted, amigo, quedarse en el suleo cuando cae. Porque caer, señor, es común cuando se anda. Ciertamente, precaciones debe tomar.

Caer, mi amigo, es una señal de que algo no va bien. Sólo eso. Ocúpese pues, compadre, de no perder tiempo lamentando.

Publicado en Reflexión Etiquetado con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*