Instrucciones para sobrevivir

Para los que se preguntan cómo sobrevivir:

Supóngase que usted es una entidad espiritual que no tiene cuerpo todavía, y que está en espera, en una especie de fila galáctica o universal para llegar a la repartición de cuerpos y existencias físicas.

Cuando a usted por fin le es asignado un cuerpo humano, con toda su funcionalidad. Y me refiero a toda la información genética que sus padres proveeran (o quizás están proveyendo), toda la capacidad biológica para que a partir de una célula, su cuerpo se auto construya como una tremenda maquinaria llena de sofisticación, precisión y mesura.

Cuando llega usted a ocupar el recién asignado cuerpo, y se da cuenta de que debe aprender a dominarlo, la lucha empieza:

Se verá usted envuelto de carne y huesos cartilaginosos al principio. Se abrumará con la torpeza e impresición de sus sentidos. Tratará de usar el sentido de la vista con algunos ojos que estarán en algún lugar del cuerpo y solo encontrará sombras borrosas que bailan haciendo contrastes incompresibles. Intentará escuchar de la forma que sea, y notara articulaciones fonéticas que ejecutan extraños cantos con voces chillantes y rítmicas.

Cuando menos lo piense, conocerá el hambre. Algo terrible, que llenará su cuerpo iniciando por el estómago, generando un hueco que usted tampoco entenderá. Es entonces cuando conocerá su propia voz, en forma de torrente, en forma de un tremendo caudal que saldrá de su cuerpo por algún punto flexible y estrujado de adentro hacia afuera. Conocerá algo de su propia fuerza física, esa fuerza que lo llevará a hacerse notar con señales que después, si pone atención, entenderá que puede usarlas para atraer servicios, que por cierto, le serán indispensables para sobrevivir.

Si usted se sobrepone a esta tremenda crisis, considérese afortunado amigo. Ya que viene la parte fácil:

Habiendo comprendido con cuántas extremidades cuenta y habiéndolas dominado en su funcionamiento físico, será usted algo conocido como un «infante», al que se le asignan diferentes tareas. Por ejemplo, la tarea de aprender de todo: De comunicación verbal y no verbal, de socialización, de modales, de vestimenta, de alimentación, de igiene personal. Siendo esta última la que le causará tremendos momentos de angustia. Notará repentinamente que su cuerpo se ensucia a sí mismo y que eso exige muchos cuidados y tiempo.

Si rebasa esta estapa, pasará usted a ser un jóven que tendrá que buscar un lugar social y moral para encajar en una sociedad llena de muchísimos más como usted, que han pasado o no, por las etapas descritas. Esto le traerá nuevamente terribles crisis y cuestionamientos.

En cuanto al resto, se trata ahora sí, de sobrevivir. Como pueda.

Publicado en Cuento Etiquetado con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*