El Gato Nuevo

Un gato Col salió a pasear.  Caminó por la banqueta, pasó por un tramo de tierra y trepó una barda. Desde arriba, vio un gato nuevo en el vecindario.

Se apresuró entonces a marcar territorio y avisar a los amigos.  Col recibió la primer tunda una mañana, cerca del terreno donde los niños jugaban canicas por las tardes.

Col habló  con sus amigos. Se vieron unos a otros y se dijeron viejos. El gato nuevo era jóven y ágil. Lo había traído Doña  Fidencita para compañía en la viudez.

-Vayan todos a comer y beber lo más que puedan esta tarde- Dijo Col a la pandilla. -Nos veremos por la mañana.

El patio de Doña Fidencita se llenó de 50 chiclosas marcas de territorio.

Publicado en Cuento Etiquetado con:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*