Archivo del sitio

Somos Todos una Esperanza

Un señor se enfermó de pronto. Sus ojos se hundieron, palideció y su voz se hizo raspada e incómoda. En cama, pronunció unas palabras: Somos todos una esperanza. Luego murió. En el velorio, llanto seguido. Lamentaciones y familiares. Abrazos y

Publicado en Cuento Etiquetado con: