Encuentro

Íbamos caminando, cuando de pronto, algo nos salió al paso. Éramos nosotros mismos quienes teníamos al frente. El camino se volvió entonces oscuro, ahí  estábamos los cuatro mirándonos atónitos.

Luego la luz volvió y seguimos caminando por la ciudad

 

Publicado en Cuento Etiquetado con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*