Besito de Estacionamiento.

Su mirada era de fuego. Detras de ella, un conjunto de apoyadores.

-¿!Qué le hiciste a mi carro!? -Dijo al dueño del auto que había tocado su defensa contra la de ella.

Él trató hablar clara y amablemente. Oidos sordos, actitud agresiva.

La palabras se convirtieron en leña para el fuego. El silencio y distanciamiento parecían la única solución. Autos Separados. Tristeza y pena.

Publicado en Vida Etiquetado con:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*