Trató de Sentir Poder

El Supremo transitaba por las calles, andando y andando, sintió cansancio. Se detuvo y se sentó en una banqueta. Bajó la cabeza y, después de un rato, alguien dejó caer una moneda entre sus pies.

Entonces notó que los hombres habian desarrollado compasión. Eso que hace a algunos tratar de ayudar a otros. Tarde o temprano, unos ayudan a otros cuando parecen estar en desgracia.

Tomó la moneda y la apretó entre sus duedos, alguien más pasó y lo observó sin expresión. Otros más pasaron en grupo, reian y cantaban entre bromas. El Sol caía en aquella tarde roja de ciudad. Las personas seguian pasando, y las monedas caían de vez en vez. Al final, el Supremo contó su dinero. Trató de sentir poder, ambición, arrogancia o presunción, pero no pudo.

Publicado en Cuento, Entre Nosotros Etiquetado con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*