El pecho lleno

Su pecho sintió de pronto lo que había estado esperando. La presencia del Altísimo llenando sus pulmones, su corazón y su garganta de pronto. Observó a las personas que lo ignoraban y los abrazó.

Publicado en Cuento Etiquetado con:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*