Hermoso Recuerdo

__________________________

Cuando era niño, y tenía algunos seis o siete años de edad, mi padre hizo con mi hermano y conmigo, un ejercicio que ahora me parece maravilloso:

Estábamos en el final de un día, la tarde estaba ya convirtiéndose en noche. Mi hermano y yo estábamos en cama.  Mi padre entró a la habitación y dijo que cada uno de los tres contaría lo que hizo durante el día.

Mi hermano y yo nos quedamos sin palabras. Naturalmente él inició y contó la aventura que pasó ese día por la mañana, con una falla mecánica en el auto familiar.

Habló por un rato, sobre cómo identificó la falla en el auto, de lo que hizo para organizar las actividades y minimizar las consecuencias, incluyendo en la historia, a mi madre que había pasado con él la mañana.

Mi hermano y yo escuchamos con atención, y cuando llegó nuestro turno, contamos lo que habíamos hecho en la escuela. Contamos nuestra rutina. Después, los tres comentamos los detalles de cada historia y reflexionamos respecto a lo que cada uno hacía mientras el otro vivía tal o cual situación.

Ese día, desde mi perespectiva infantil, me sorpendí al enterarme de que el mundo no era solamente la escuela. Sino que afuera, había muchas cosas sucediendo.

__________________________

 

Publicado en Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*