La Mirada de mi Hijo

La mirada de mi hijo es cristalina,

Transparente como un ojito de agua.

En su mirada, veo un lugar nuevo…

Veo mi casa nueva, desocupada de muebles,

Donde todo el tiempo me pregunto qué hacer.

Cada vez que mi mirada entra en la suya,

siento que soy un profano.

Como aquél que entra con

zapatos sucios a la casa limpia

de la abuela.

Él me mira con toda la vista, generoso…

Mis armas se derriten y me pone a pensar.

Su mirada es mi casa nueva,

Mi nuevo espacio.

Publicado en Familia, Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*